Pensamiento analítico + Pensamiento creativo

La metodología Design Thinking se ha convertido en los últimos años en una herramienta de gran utilidad para las empresas de todo tamaño, porque se enfoca principalmente en fomentar el recurso que genera mayor valor en los productos y servicios: innovación. Esta metodología gira alrededor de la experiencia del usuario antes que en el producto. Es decir, mientras que en el proceso tradicional se partía del producto para definir la experiencia, este proceso parte al revés.